Inicio Nosotros Contáctanos
 
 
Documento sin título
  Jardel   01-06-17  
Las claves de una campaña histórica
Banfield encara la recta final del torneo en una posición expectante. Hora de análisis y evaluación para entender como se llegó hasta este presente.

El Sur está de fiesta.  Las victorias conseguidas en un inexpuganble Florencio Sola en el clásico ante Lanús y el último triunfo frente a Temperley, colocaron a Banfield en un lugar de privilegio en el torneo, peleando por cosas grandes hasta el final de la temporada.

Esta campaña histórica, con el Taladro en zona de clasificación a la Copa Libertadores frente a equipos que tienen presupuestos infinitamente superiores, muestra algunos datos por demás significativos:

  • Campaña histórica con el 61,5 de efectividad, la cuarta mejor de la historia en Primera, ya cerquita del 64% del Nacional 76.
  • Mejor campaña de local de todo el torneo junto a Racing con 32 puntos.
  • Equipo con mayor cantidad de triunfos del torneo: 15 junto a Boca.
  • Comparte la 3° posición en el torneo con 48 puntos junto Newell´s (4° posición por diferencia de gol),  a 5 puntos de Boca.
  • Es el equipo con mayor participación de jugadores surgidos de las divisiones inferiores (63%, 17 de 27) entre los primeros de la tabla. 

 

Esta realidad no es fruto de la casualidad, ni de una serie de resultados fortuitos, sino de una gestión que apostó a un proyecto de club basado en la promoción, crecimiento y consolidación de sus juveniles en el primer equipo, y que mantuvo ese rumbo aún cuando los resultados que hoy si aparecen no estaban.

Y ese rumbo y esa convicción se sostuvo, aún con cambios en los estilos de quienes condujeron y conducen al primer equipo: desde Matías Almeyda, hasta Julio Falcioni.

Y esa presencia de JCF en el banco es claramente una de las claves de este presente. La dirigencia lo buscó en el momento justo, y Julio aportó toda su capacidad y experiencia para moldear un equipo que tiene su identidad, que sabe lo que quiere y que es protagonista del certamen.  

Allá en el 2009 con el inolvidable título, Falcioni fue quien le dio la titularidad a James Rodríguez.  En esta nueva etapa, lo mismo ocurrió con Emanuel Cecchini, hoy figura de este equipo, desplegando todo su talento y jerarquía. Quien lo respaldó y plena confianza, al igual que al colombiano, fue el Emperador.

Hoy Banfield cuenta con un mix entre aquellos jugadores de inferiores que se consolidaron en Primera, junto con dos referentes como Darío Cvitanich y Renato Civelli, sumados a Nico Bertolo que encuentra en el club su lugar en el mundo, más la experiencia de Hilario Navarro, Matheu y  Sperdutti.

Y esta campaña llega en el contexto de la crisis general del fútbol argentino, que representó para Banfield un duro golpe al no recibir de AFA $50 millones durante 2016, correspondientes a la televisación del fútbol. Fueron más de 6 meses que la AFA no le transfirió al club el dinero que le correspondía, el que estaba presupuestado.

Cuando en los últimos meses la situación tiende a normalizarse, Banfield cumplió con jugadores y empleados. En los últimos dos meses entró el dinero de AFA regularmente y el sueldo de marzo y abril se pagó en tiempo y forma.

A la crisis Banfield le hizo frente con gestión e ingenio para conseguir recursos:

  • Durante dos años consecutivos el equipo participó de partidos de verano destacados, que le significaron un ingreso extra al club con sus participaciones en Montevideo y Mar del Plata.
  • Estrenó nuevo sponsor en los pantalones (PESGráfica), que no había estado relacionado anteriormente con ningún equipo de Primera División.
  • Puso en marcha la vieja idea del socio de cancha con el Pase 70%, buscando generar nuevos ingresos genuinos a través de una nueva y demandada herramienta.
  • No vendió en diciembre cuando lo podría haber hecho, buscando tener en este torneo un equipo competitivo, buscando que exploten los juveniles como corresponde (la última venta fue la de Rossi a River).

 

No es casualidad que con esta dirigencia tanto técnicos que no venían bien en otros equipos (Almeyda, Vivas y la última etapa de JCF) como jugadores (Cuero, Noir, Vittor, Bertolo, Domingo, etc  ) tengan su pico de rendimiento en nuestra institución. El secreto es trabajar en silencio todos los días para que jugar o dirigir en el club sea un placer, donde no les falte nada y solo tengan apoyo. 

 

Ese trabajo es encarado por la dirigencia desde 2012, con un proyecto claro y explicado hasta el cansancio por la dirigencia: debía invertir en "los pibes del club" y repatriar a ex jugadores que vengan en plenitud (Erviti, Bertolo, Silva, Civelli, Cvitanich, ¿Datolo?).

 

Una situación "financiera" angustiante producto del no pago de la AFA (y que se volvió a sobrellevar tal como la heredada cesación de pagos de 2012) no debe confundir con lo que es un club ordenado, planificado, serio, profesional, con un plan de transparencia total y teniendo como objetivo central ser los mejores del país en cada aspecto: deportivo, social e institucional. 

 

Una dirigencia que supo ser reelecta con el mayor apoyo de la historia del club (121 años) en cuanto a cantidad de votos y porcentaje obtenido (casi 85%!!), que suma principalmente juventud que durante estos 5 años se fue transformando en experiencia y deja marcada una clara línea de trabajo para las próximas generaciones de dirigentes y sucesivas gestiones.

 

Esta dirigencia supo saltear situaciones que otros prefirieron evitar abandonando el barco y dejando al club acéfalo en el 2012 y en esta debacle del fútbol argentino volvió a poner el pecho todos los días para tener  este presente y seguir pensando en grandes cosas para una institución que quiere ser modelo en el país y producto de operaciones mediáticas como las que se vivieron de Erviti y Fantino, fue observada desde algunos medios con una visión distorsionada de la realidad.

 

Pero en Banfield ya todos saben que fue lo que verdaderamente pasó con el intento de “golpe de estado” de Erviti a Falcioni frenado por la dirigencia y con la "operación” Fantino que lo dejó muy expuesto al periodista del grupo América. 

 

El socio valora el trabajo de esta dirigencia y apoya y participa en cada ocasión que se necesita (elecciones, asambleas, reuniones abiertas).

 

Banfield estaba hundido, una minoría marginal interna y parte de operaciones mediáticas nacionales quería ver la caída de esta gestión, pero por suerte para los Banfileños hoy el Taladro sueña despierto. Va por la Libertadores y los más osados no solo se conforman con jugarla, sino que sueñan con que desde la temporada que viene los toques entre Bertolo y Dátolo, los goles y asistencias de Cvitanich, la presencia y seguridad de Civelli acompañen a estos y a los nuevos que vendrán , los pibes del club.

 

Este es el proyecto, esto es Banfield, el papá del Sur. 

 

 


   
   

Añadir a favoritos















Coca-Cola La Nueva Seguros Mitre Codere