DOCE DÉCADAS Y MEDIA: DE 1936 A 1945

Banfield militaba en la Segunda División, con muy pobres resultados. El público se había volcado a los partidos del recientemente creado profesionalismo. El Taladro perdió a manos de los equipos más poderosos, a sus mejores jugadores. Tenía menos de 230 socios y le esperaban dos opciones: perder la categoría o desaparecer.

Facebook Twitter whatsapp

Al final del torneo de 1938, Banfield terminó último y le correspondía descender a la tercera categoría, lo que haría imposible la recuperación de la crisis social que atravesaba. Por aquellos días, el club Buchardo de Banfield, le tributó un homenaje a Félix Sola, un conocido empresario de la ciudad, fallecido en 1930. Allí, un grupo de socios del club Banfield, se acerca a uno de los hijos de Don Félix, el también empresario Florencio Sola y le ofrece hacerse cargo de la presidencia del Taladro. El desafío era inmenso, pero Don Lencho, aceptó.

Su primera medida de gobierno, fue pedir en la AFA, mantener a Banfield en la Segunda División. A pesar del último puesto en el torneo y que le correspondiera el descenso, se había registrado la desafiliación de Estudiantil Porteño y quedaba un cupo en el torneo de la Segunda y el pedido fue aceptado.

Se le obligó a Banfield a construir una tribuna de hormigón, para 20 mil personas, boleterías y baños. Sola invirtió parte de su patrimonio personal, organizó sorteos y se vio obligado a salir a buscar jugadores, para rearmar el plantel. El Taladro no solo jugó el campeonato de 1939, sino que además, salió campeón. De los 16 partidos jugados, Banfield ganó 14, perdió dos, marcó 55 goles, recibió 15 y sumó 28 puntos. Clasificó a un hexagonal final, donde de los cinco partidos jugados, ganó 4, perdió uno, con 14 goles a favor, 8 en contra y sumando 8 unidades.

Entre 1940 y 1943 el club banfileño terminó los torneos de Primera División, a mitad de tabla. Aunque en 1941 se le descontaron los 16 puntos conseguidos en la cancha. En 1944 terminó último y quedó decretado el descenso a la Segunda División.

Casi coincidente con el descenso de Banfield, por un decreto, Sola perdió muchas de sus concesiones de casinos, que poseía en la Provincia de Buenos Aires. Cayó en quiebra y presentó la renuncia a la presidencia. Tomó el club con 230 socios y descendido a la Tercera, lo mantuvo en Segunda y lo sacó campeón. Lo llevó a Primera y aunque volvió a descender, lo dejó con más de cuatro mil socios, al concluir su mandato.

 

Por Marcelo Silva Larregui

Publicado el: 17/12/2020

Seguir Leyendo: