DOCE DÉCADAS Y MEDIA: DE 1896 A 1905

Desde aquel 21 de enero de 1896, que los padres fundadores, dieron inicio a nuestra hermosa Historia, ya han transcurrido doce décadas y media. Que han estado cargadas de alegrías y tristezas, de triunfos y derrotas, de épocas gloriosas y otras no tanto, de altas y bajas, pero siempre, el club supo atravesar la noche y volver a amanecer.

Facebook Twitter whatsapp

Sabido es que nuestro primer presidente, era más amante del cricket y que el fútbol estuvo relegado a un segundo plano. El primer año, en fútbol sólo se disputó partidos amistosos, de modo muy informal. Más que como club, era un grupo de amigos que se juntaban para divertirse. Ni siquiera los puestos dentro de la cancha, estaban determinados. Quien era arquero en un partido, al siguiente podía aparecer como delantero y así, con todas las posiciones. Del primer partido, ni siquiera conocemos el resultado final. Después jugo otros nueve “matchs”, donde cosechó tres triunfos, un empate y cinco derrotas.

En 1897 y 1898, Banfield jugó en la Primera División (única, por entonces) de la “The Argentine Associatión Football League”, en el denominado “Championship Cup”. En el primer año, empató un partido y perdió los once restantes. En el segundo, no consiguió puntos, aunque en cuatro partidos, fue por no poder presentarse a jugar. En ambos torneos, terminó último de siete equipos.

En 1899 se creó la Segunda División y al Taladro se inscribió. Crecía el número de clubes, aunque algunos de los equipos de la Primera, consiguió anotar sus “Reservas”, para sumar nueve participantes. Banfield fue Campeón, sumando 27 puntos, fruto de trece partidos ganados, un empate y dos derrotas. Solo cayó ante los “segundos” de Belgrano (uno de los poderosos) y contra Lanús, que no era nuestro tradicional rival, que apareció recién por 1915.

Marcó 58 goles y solo recibió 14. Ya se destacaba Edward Potter, quien convirtió más de 15 goles y el equipo fue protagonista de una de las primeras goleadas históricas. Fue el 16 de Julio de 1899 con un 16 a 0 sobre Maldonado.

Por aquellos años, no había ascensos ni descensos, por lo que al año siguiente volvió a jugar en la Segunda División y entre solo cinco equipos, repitió siendo campeón otra vez. Este año, obtuvo 14 puntos, por seis triunfos y dos empates. Otra vez Potter, marcó más de cinco de los 25 goles a favor. Y recibió solo siete. Se destacaron las goleadas 7-2 a Porteño, tanto de local, como de visitante.

Después del reinado por dos años consecutivos, el equipo volvió caer en las últimas posiciones, por tres años. En 1901 fue sexto y en los siguientes tres, último. Al final de 1904, no ganó ningún partido. El final estaba “casi” sentenciado. Se perdió la cancha contra las vías del ferrocarril y los socios se alejaron del club. Y cuando todo estaba casi terminado, Mr. Burton comandó un grupo de “Héroes”, que lo hicieron resurgir de las cenizas.

Se consiguió una cancha nueva, que costó tanto dinero, que muchos debieron hipotecar sus casas para poder pagar. Se dejó en el olvido, los colores “marrón y amarillo”, tradicionales del tren y nació el Banfield Football Club, adoptando para sus camisas, el “verde” de la esperanza y el “blanco” de la paz. En 1905 solo jugó algunos partidos amistosos y en 1906 fue octavo entre veinte equipos en una liga por zona, que sería como un Tercera División.

En la primera década, de nuestra larga historia, Banfield fue campeón por en dos oportunidades, pero también terminó último, muchas veces. Pasó de la gloria a las cenizas, y resurgió de entre ellas. Se quedó sin socios, perdió la cancha, cambió los colores, pero siempre tuvo claro que estaba llamado a ser “un grande”. El más grande del Sur. Todo eso pasó en solo diez años. Y luego, repitió ese agitado devenir, en las siguientes doce décadas y media, que lleva hasta nuestros días.

 

Por Marcelo Silva Larregui

Publicado el: 02/11/2020

Seguir Leyendo: