UN ARRANQUE COPADO

Banfield jugó mejor que Estudiantes y justificó su victoria en el debut de la Copa Superliga. Fue 1 a 0 como visitante, gracias al gol de Julián Carranza.

Facebook Twitter whatsapp
Al menos esta vez podemos festejar. El Taladro no cambió su filosofía, pero sí pudo torcer su suerte en el resultado final. Los caminos se repitieron: muy buen juego asociado, intensidad en los 90 minutos, presión alta y hasta buenos tramos de posesión. También es cierto que le volvió a faltar eficacia. Muchas jugadas de peligro y tiros en los palos, pocos goles. El punto alto estuvo en no ceder ante el estigma de no poder mantener los resultados.

En las combinaciones de juego asociado llegó el gol. Lucho Gómez agarró la lanza y encaró hacia Andújar, hubo un centro una jugada que se ensució y ahí se erigió la figura de Juli Carranza para empujar la pelota sin importar cómo. Así empezó ganando Banfield que no cedió ante las presiones del rival y manejó el hilo del partido en todo el primer tiempo.

Durante el complemento, los locales intentaron hacerse eje del mediocampo pero los del Sur se encontraron bien parados. Desde la labor del doble cinco, con Galloppo y Cecchini, hasta la seguridad de los centrales y el arquero, que fue exigido en un par de situaciones, aunque siempre respondió con seguridad.

Muchos puntos altos, un resultado positivo con doble gusto por el gol de visitante y la ilusión de volver a la victoria en el Lencho para avanza en la Copa Superliga y enfrentarse con Racing que ya espera al ganador de la llave.

Publicado el: 14/4/2019

Seguir Leyendo: