NADA COMO EN CASA

El Taladro se impuso en un duelo clave por la zona baja y volvió a ganar de local, después de ocho encuentros sin victorias en el Lencho. Fue 1 a 0, frente a Estudiantes de la Plata, gracias un tanto que Nico Bertolo marcó de penal.

Facebook Twitter whatsapp
No fue hace un año atrás, pero casi. El siete de octubre del 2018, Banfield recibía en su casa al Ciclón: partido difícil, que parecía aún más complicado por el presente del albiverde. Sin embargo, contra muchos pronósticos terminó en victoria para los del Sur. Hoy pasaron casi diez meses y ocho partidos en esa condición para que los dirigidos por Hernán Crespo pudieran sacarse esa espina y lograr el primer triunfo en el Lencho, en el torneo, y en la era del DT.

El día tenía un resabio de "especial". Pleno invierno, pero con un sol que perfeccionaba las condiciones. Entre los nervios de la primera derrota y la ilusión de un nuevo campeonato. Ante la atenta mirada de los socios que inauguraron la innovadora, y a su vez única, platea Eliseo Mouriño, sin alambrado. No existía mejor escenario, sumado a la relevancia de un encuentro que puede haber sentado un punto de inflexión en la lucha por la zona baja.

La familia banfileña se acercó a alentar como si no hubiera mañana, el equipo jugó como si fuera HOY. Aún así, hablar de lo futbolístico apaña un poco la fiesta. El Taladro no supo como imponer sus condiciones y se vio obligado a una disputa del mediocampo que, en reiteradas oportunidades, lo encontró en desventaja. Esteban Conde tuvo que trabajar mucho más que en la derrota frente a Arsenal, pero el local corrió con mejor suerte: esta vez el penal fue a favor y Bertolo lo cambió por gol.

No todo fue color de rosas. Antes del grito de desahogo, Datolo había malogrado otro tiro de pena máxima que Andujar supo contener de manera acertada. En ocasiones de peligro, Estudiantes siempre fue más, pero esta vez, el trío de abajo se coordinó para minimizar el daño sobre el arco propio, con Lollo como máximo estandarte.

No hubo sensación de mejora, pero sí un desahogo para poder profundizar los cambios y los trabajos que el equipo, apuntalado por DT y jugadores, necesita de cara a una temporada que tiene pinta de todo, menos de tranquila.

Publicado el: 04/8/2019

Seguir Leyendo: