DOCE DÉCADAS Y MEDIA: DE 1906 A 1915

Tras la refundación de finales de 1904, el año siguiente, Banfield jugó amistosos y en 1906, lo hizo en una Liga Zonal, convertida en la Tercera División. Disputó nueve partidos, de los cuales ganó cuatro, empató uno y perdió cuatro. En otros tres, que no se jugaron, el Taladro ganó los puntos en dos de ellos y perdió en el restante. Ese año, anotó 11 goles y recibió 18, sumando 13 puntos y ubicándose en la parte media de la tabla.

Facebook Twitter whatsapp

Además, de la refundación, el cambio de nombre por Banfield Football Club, los colores “verde y blanco” y el regreso a la asociación, el equipo empezó a tener una formación más ordenada. Y en un dibujo formal para la época, del esquema 2-3-5, el conjunto banfileño formaba con: Ítalo Giacomelli; John Henry Weiss y Camilo Bertorini; Dante Giacomelli, Albert Burton y Herald Weiss; Amador García, J. H. Grundy, Robert Sterling, Luis Molteni y Jack Strong.

Por aquellos años, se daba una cierta movilidad en los torneos. Salvo los equipos más poderosos, que jugaban en la Primera División, los otros elegían en que categoría estar. Por eso Banfield jugó en 1907 en la Segunda, 1908 en la Tercera, donde fue campeón y al año siguiente, otra vez en la Segunda.

El torneo de la Tercera del año 1908 fue extraordinario para Banfield. Campeón Invicto, con 18 partidos jugados en la fase regular, con 17 triunfos y un empate. Empató y luego derrotó 10-0 a River Plate “C”; le ganó a Boca Juniors “B”; venció 10-0 a Racing “B”, entre otros. Con ello, ganó la serie A y clasificó a las semifinales, donde venció a Independiente, el ganador de la serie D. En la final superó a Independiente “B”. Marcó 85 goles y recibió siete.

En 1909 jugó en la Segunda División y fue sexto entre casi 40 equipos. En 1910 fue tercero en la misma categoría y en el 12, fue campeón otra vez de la “B”, que en realidad era una Tercera División porque había un Segunda División extra.

Por aquellos años, la Asamblea eligió un nuevo presidente en reemplazo de Burton. Y el nombre elegido fue Louis Thiessen. Se trataba de un hombre de origen brasilero, con gustos muy particulares, amante de las fiestas, los banquetes y los premios extraordinarios. Todo ello, no alcanzó para mantener las buenas actuaciones de los años anteriores y Banfield tuvo malos resultados y el controvertido presidente, terminó renunciando. Volvió George Burton, quien tendría ahora el periodo más extenso, solo interrumpido por su fallecimiento.

El torneo conseguido en 1912, como campeón, más la reorganización del fútbol argentino en una sola liga, llevaron al Taladro a la Primera División. Donde militó de 1913 a 1915. Los resultados mejoraron, el equipo se reconstruyó y fue tercero en 1914.

Como tantas otras décadas, Banfield tuvo buenos y malos años, caídas y levantadas, pero nunca consiguieron destruirlo totalmente. ¡Y de las cenizas, siempre volvió a resurgir!

 

Por Marcelo Silva Larregui

Publicado el: 19/11/2020

Seguir Leyendo: